Cómo influye la investigación espacial en mi vida (y en la tuya)

Sharing is caring!

A menudo me topo con la pregunta “¿por qué se gasta tanto dinero en mandar “cosas” al espacio?” y muchas veces seguida de “¿no sería mejor gastar ese dinero en otras cosas?”. ¿Merece la pena gastar en cosas del espacio? La respuesta fácil es sí.

La respuesta difícil es: levántate por la mañana, suena el despertador, la electrónica que compone el despertador se ha desarrollado en gran parte para aligerar los voluminosos ordenadores que deben dirigir los cohetes y calcular las trayectorias. El ordenador del Apolo 11 hacia pocas cosas, pero las hacia bien y se desarrolló mucha electrónica para poder ponerlo en marcha. Aun así, era menos potente que tu móvil (sea cual sea tu modelo). Así que, si usas el móvil de despertador, como yo, también es gracias al programa espacial.

Enciendes la tele mientras desayunas y piensas: “Miguel, aquí no me pillas, la tele existe desde antes de la carrera espacial”. Toda la razón llevas, pero las antenas parabólicas que te permiten ver los partidos del mundial desde Corea en directo, se han desarrollado para captar señales que vienen del espacio.

Hay que desayunar y la mayor parte de los alimentos que consumes mientras desayunas vienen envasados y se han elaborado de alguna manera. Todas (repito, todas) las empresas que fabrican alimentos, embalajes, los manipulan, almacenan, distribuyen y venden, cuentan con un APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) para garantizar la idoneidad de los productos que consumes. Este sistema se desarrolló para los astronautas de la NASA. También aplica a restaurantes, puestos de perritos calientes, empresas farmacéuticas y de cosmética.

Ahora aparece la información meteorológica, nos gusta saber si este finde me llueve en la boda, o se me tuerce la tarde de playa. Si, es cierto que la información meteorología existe desde antes, pero alcanza más precisión gracias a las fotos y la monitorización continua gracias a los satélites meteorológicos, como el Meteosat. Y no hablemos de la predicción de huracanes y alerta temprana que salva miles de vidas.

Satélite Meteosat. Desde el comienzo del programa 11 satélites Meteosat nos han ayudado a vigilar el tiempo. Wikipedia

Probablemente uses un GPS con aviso de tráfico para llegar al sitio al que te diriges si vives en una gran ciudad. El GPS funciona gracias a 36 satélites que son los que te dicen dónde estás.

Las llamadas vía satélite evitan tener que tender un cable a cada rincón del mundo o tener que instalar antenas repetidoras por toda la tierra firme. Imagina retransmitir las olimpiadas a todo el mundo sin contar con satélites… sería una tarea difícil hacer que llegue a todos los repetidores. Un satélite cubre continentes como Europa enteros. Solo en España hay más 100 repetidores de televisión… en toda Europa son muchos más, el mismo trabajo que un solo satélite. Aplícalo a todo el mundo…

Es muy posible que tu lugar de trabajo cuente con detectores de humo. Este invento que salva vidas se desarrolló para las naves espaciales y ahora se aplica en casi cualquier sitio, pero si llega el fuego, debemos recordar que los trajes de bombero deben gran parte de su tecnología a los trajes espaciales (por cierto, inventados por el español Emilio Herrera).

No me resisto a contarlo: al parecer, según dice Antonio García Borrajo hablando de Emilio Herrera: “Cuando los norteamericanos le ofrecieron a Herrera trabajar para su programa espacial con un cheque sin limitaciones en ceros, él pidió que una bandera española ondeara en la Luna, pero le dijeron que sólo ondearía la de Estados Unidos”. Herrera rechazó la oferta.

Por supuesto, para mantener un programa espacial, se hace necesario contar con una buena comunicación a larga distancia, de la que nos beneficiamos cada vez que vemos series en streaming o hablamos con familiares en el extranjero.

Si has llegado a casa tarde y no quieres preparar algo de comer, puede echar mano de la comida deshidratada, desarrollada para poder llevar comida al espacio. Si, la comida de lata existe desde antes, pero pesa más.

Y por supuesto la mejor de todas, cada vez que buscas la casa del vecino en Google para ver su piscina, tu barrio o un cruce de carreteras, usas fotos tomadas por satélite.

Podríamos vivir sin todas estas cosas, sí, pero también lo podemos hacer sin móvil, tele o coches… ¿Merece la pena el gasto? Sí, con creces. ¿Cuánto pagas por usar el GPS? ¿Cuánto vale la vida de un bombero? ¿Cuándo valen las vidas que se salvan por el estudio de la atmosfera y la anticipación de huracanes, nevadas e inundaciones?

Hay más ejemplos, materiales nuevos, bioquímica, telemedicina… pero lo dejamos para otro día. Mi consejo, pon en valor los beneficios de la carrera espacial. Se puede vivir sin ellos, pero el mundo no sería ni parecido al que tenemos y no te quiero contar lo que nos espera…

Para subscribirte a nuestro boletín pincha aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *