Serie “Cómo funciona el cosmos”. Capitulo cuarto: Límite de Roche

Sharing is caring!

En la entrada anterior de esta serie comentamos los efectos de las mareas en los satélites y el acoplamiento de marea. Las mareas son más fuertes cuanto más grande y cercano es el planeta o el satélite, pero no podemos acercar el satélite al planeta tanto como queramos (si es que dependiese de nosotros).

El límite de proximidad viable, por llamarlo de alguna manera, es el límite de Roche. Éste, que depende de las características del planeta y del satélite, determina a partir de qué distancia el satélite es estable y por debajo de que distancia las fuerzas de marea acabarán destruyendo el satélite y creando un bonito sistema de anillos.

El nombre se debe al matemático Édouard Roche de origen francés, que calculo el límite bajo el cual, la materia no puede aglutinarse por gravedad para formar un satélite y la materia quedaría como pequeños fragmentos formando un anillo.

Según calculó nuestro amigo Édouard, este límite se situaría a 2,44 radios del planeta. Por ejemplo, para la tierra sería un radio de 6371 y un límite de roche de 15545, puesto que la Luna está a 384000, podemos estar tranquilos, no se va a deshacer sobre nuestras cabezas.

Sin embargo, este límite depende también de las densidades de ambos cuerpos, y no solo del radio del planeta, en el caso tierra, el límite de Roche queda a 2.86 radios terrestres. Vemos que los cálculos de Édouard son muy ajustados. La Luna, si no quieres echar cuentas, está a 60.33 radios terrestres, por lo que seguirá ahí mucho tiempo.

Al leer anillos seguro que te has acordado de Saturno, que nos viene al pelo para ejemplificar los efectos.

El sistema de anillos de Saturno está, redondeando un poco, entre los 6600 y 120700 Km de la superficie. El límite de Roche depende de cada satélite y lo rígido que sea. Titán y los satélites más importantes, están por encima del sistema de anillos. Los anillos visibles están por debajo de los 2.44 radios del planeta y los satélites están por encina (fuera del límite de roche) excepto S/2009 S1 que es una pequeña Luna de 300 metros en el borde del anillo exterior, que seguramente tenga un límite de Roche inferior por ser rocosa y pequeña.

Saturno, anillos y lunas. JPL/NASA

Existen anillos exteriores a este límite, pero probablemente se generan por el material que pierden los satélites con los que comparten orbitas.

Podemos ver otra imagen a contraluz del planeta, donde relucen los satélites fuera de los anillos o en el borde exterior de estos:

Foto a contraluz de Saturno. NASA – JPL-Caltech – SSI

Si el satélite es lo suficientemente rígido (rocoso) y el planeta lo sufrientemente poco denso (gaseoso), como es el caso, podría suceder que el límite de Roche este dentro incluso del propio planeta, por lo que no afectaría a este satélite. Éste es el caso de los gigantes gaseosos, planetas cuya densidad es muy baja y que curiosamente son los únicos que cuentan con anillos (los cuatro, sí) ya que no se ha demostrado que ningún cuerpo rocoso conocido tenga anillos.

Un ejemplo de lo que el límite de Roche puede hacer es lo que pasó con Shoemaker-Levy 9, este paso el límite de roche de Júpiter en Julio de 1992, empezó a despedazarse y finalmente dos años después en Julio de 1994 acabó cayendo a Júpiter. Este evento se pudo predecir y ver desde la tierra. (Veréis que los videos son en formato 4×3, hace ya muchos años de aquello)

Mi consejo, mira lo que sucede al sobrepasar el limite de Roche y si algún día te compras una Luna motorizada, procura aparcar lejos del planeta.

Una respuesta a «Serie “Cómo funciona el cosmos”. Capitulo cuarto: Límite de Roche»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *