Al final no pudo ser

Sharing is caring!

La vuelta al espacio de EEUU va a tener que esperar hasta el sábado 30 para materializarse. Cuando faltaban a penas 13 minutos para el lanzamiento la Dragon 2 (o Crew Dragon), por la amenaza de problemas atmosféricos hizo que los responsables decidiesen su aplazamiento hasta la próxima ventana de lanzamiento el día 30.

Crew Dragon (a la izquierda) a punto de acoplarse a la ISS. En primer plano a la derecha la versión de carga que has estado llevando víveres y material a la estación desde 2012. La Dragon 2 o Crew Dragon deriva de ésta. SpaceX

La elección del día no es casual. Para llegar a la estación espacial, debemos “disparar el cohete” antes de que la tengamos encima, de forma que cuando lleguemos arriba, la estación este pasando, más o menos, por ahí. La estación no pasa siempre por el mismo sitio y, aunque dé 16 vueltas al día, tardará unos días en pasar, exactamente, por encima del mismo sitio. De ahí, que al tiempo en que puedes lanzar la nave con posibilidades de alcanzar su destino, se le llame ventana de lanzamiento. Por supuesto, tener que abortar un despegue es algo que está asumido, por ello se tienen calculadas las ventanas de lanzamiento posibles. Y la próxima es este sábado.

Recordemos que EEUU no accede al espacio (con sus propios medios) desde 2011 cuando se retiraron los transbordadores espaciales debido al accidente del Columbia unos años antes. La NASA decidió que era muy arriesgado volar con ellos y el recubrimiento que hace de escudo térmico para la reentrada en la atmósfera tenia pocas posibilidades de mejorarse a un coste aceptable.

El Columbia regresa de una misión. NASA

Con el accidente de por medio y sin haber pensado en un vehículo de sustitución, la NASA se quedó sin naves espaciales. Desde entonces paga a Rusia por los asientos en las naves Soyuz y se lanzó a la construcción de nuevas naves… desde cero. En total se han puesto en marcha, apoyadas por la NASA, la construcción de 3 nuevos vehículos espaciales, aunque existen otros de capital totalmente privado para turismo espacial.

Orion con el módulo de servicio europeo. NASA

Ha tardado casi 9 años y la primera de las tres, la Dragon de SpaceX, es la que parece que ha llegado primera. Las otras son la MPCV, antes Orion de Lockheed Martin y la ESA, y la Starliner de Boeing.

Cierto es que las capacidades de las naves, no serán las mismas. La Dragon 2 y la Starliner, están pensadas para ser el enlace con la Estación Espacial Internacional (ISS en inglés), y la Orion (no me acostumbro al nuevo nombre MPCV), se utilizará para salir de la órbita terrestre, es decir para ir a La Luna, Marte o asteroides cercanos.

La Starliner de Boieng. NASA.

Parece que la NASA no quiere volver a quedarse sin vehículos espaciales, y lo ha decidido por triplicado, por lo que, en los próximos meses, asistiremos a varios “primeros vuelos” de los nuevos vehículos tripulados. No debemos olvidar que China ya ha probado su nueva capsula y que Rusia trabaja también en su nueva Nave. Otros países como India o Irán, tienen aspiraciones de tener su propio programa espacial tripulado, asique esto puede ponerse muy interesante en los próximos años.

Estad atentos aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *