Fomalhaut b, el planeta víctima de la estrella de la muerte.

Sharing is caring!

No, no te has equivocado de blog, no es una crítica a Star Wars, este es un blog de ciencia. Lo que pasa, es que de vez en cuando, la naturaleza nos sorprende con cosas que la ciencia ficción nos ha mostrado, pero que creíamos imposibles.

Es cierto que el planeta no ha sido víctima de la estrella de la muerte, la terrible arma del imperio para destruir planetas enteros. Lo que sí es cierto es que el planeta ha desaparecido.

Cuando observamos la estrella Fomalhaut en verano, cuento que, aunque no se puede ver con un telescopio de aficionado, la estrella es la primera en la que se vio (no descubrió, solo vio) un planeta. Ya se habían descubierto planetas antes en otras estrellas, pero verse, verse, no se habían visto, solo detectado. Fomalhaut b fue el primer planeta visto al telescopio (Hubble en 2008 con observaciones hechas de 2004 a 2006) desde que se buscan exoplanetas. Incluso tiene nombre propio, Dagon. O tenía nombre propio.

Dagon (Fomalhaut b) en la parte interior del disco de escombros visto por el Hubble. NASA, ESA, P. Kalas, J. Graham, E. Chiang, E. Kite (University of California, Berkeley), M. Clampin (NASA Goddard Space Flight Center), M. Fitzgerald (Lawrence Livermore National Laboratory), and K. Stapelfeldt and J. Krist (NASA Jet Propulsion Laboratory)

Fomalhaut tiene además otras peculiaridades en nuestras noches de observación, es la estrella de 1ª magnitud más alejada de cualquier otra estrella de 1ª magnitud, lo que la hace fácilmente localizable en el cielo. Es de las más brillantes y se localiza en la constelación de Piscis Austrinus.

Otro hecho curioso del asunto es que se descubrió Dagon en 2008, como la estrella está a unos 25 años luz de distancia, al verse al telescopio, el planeta ya no estaba allí, ya se había destruído.

Sí, muy interesante, pero ¿Qué le ha pasado? ¿Dónde está? Las últimas observaciones (de 2014) no han encontrado nada. Según dos astrónomos de la universidad de Arizona, el planeta ha chocado con otro cuerpo y se ha desintegrado. Algo así como una estrella de la muerte que en vez de láser, manda cañonazos.

Bueno, siendo sinceros, esto nunca ha pasado. Y además tendré que contar otra historia cuando observemos esta estrella. Realmente lo que encaja con los modelos es lo siguiente. Fomalhaut es una estrella con un gran cinturón de asteroides que, en proporción a nuestro sistema solar, estaría más allá de la órbita de Neptuno.

El planeta se descubrió justo en el borde interior de este cinturón, pero los datos eran… raros. Se veía en las imágenes de telescopio, pero no emitía calor. La hipótesis es que nunca existió. El planeta no había estado ahí.

El cinturón del que hemos hablado antes está compuesto de trozos de hielo y polvo que de vez en cuando, chocan. Cuando dos de estos de suficiente tamaño lo hacen, la nube de polvo y hielo que se forma, refleja la luz, pero no emite calor. Al parecer lo que captó el Hubble entre 2004 y 2006 fue una de estas colisiones (bueno, justo después de la colisión) cuando ya era del tamaño de Júpiter. Esto permitió hacer una foto de algo, del tamaño de un planeta que reflejaba la luz de su estrella. Este algo era una bola de polvo y hielo.

Otra imagen del disco y la simulación de la desaparición del palneta. Disco de escombros alrededor de la estrella Formahault y seguimiento del supuesto planeta – NASA, ESA, A. Gáspár and G. Rieke/University of Arizona.

Ahora, 10 años después, cuando se vuelve a mirar, el planeta ya no está. La nube de polvo se ha ido expandiendo hasta dejar de ser visible, se ha disipado. El planeta Fomalhaut b, se ha esfumado.

Todo esto se podrá confirmar cuando el sustituto del Hubble, el telescopio espacial James Webb esté funcionando.

Para recibir nuestro boletín semanal subscríbete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *