Serie Hazañas en el cosmos. Capítulo primero: Gagarin

El 12 de abril de 1961 a las 07:55 UTC, despegaba de Baikonur la Vostok-1 (Восто́к en ruso, Este, como el punto cardinal, en español). La Vostok era la primera nave espacial tripulada por un hombre puesta en órbita. El afortunado humano, subido a hombros de gigantes, que miró la tierra desde fuera por primera vez fue Yuri Alekseyevich Gagarin (Ю́рий Алексе́евич Гага́рин). Nuestro amigo Yura, en el primer vuelo tripulado al espacio, ya sufrió los contratiempos de hacer algo que no se había hecho hasta entonces.

Yuri Gararin en el traje de presión. (pngimg.com)

La nave había sido probada en varias ocasiones, incluso con animales vivos que habían vuelto del espacio. Yura, a pesar de la preparación, no tenía mucho que hacer. Los soviéticos habían automatizado la nave de forma que el piloto solo tendría que coger los mandos en caso de fallo del sistema (el panel de control estaba bloqueado y Yura llevaba un sobre cerrado con la clave de desbloqueo)

La Vostok 1 era una nave de dos partes, la esfera, o módulo de descenso y el cilindro o módulo de instrumentación.
Vostok spacecraft.jpg – Wikimedia Commons

El vuelo fue “corto”. 1 hora y 48 minutos, una órbita a la tierra. 169 km de altura mínima y 327 de máxima. A 169 km de altura existe rozamiento con la atmosfera (y mucho más arriba también), no estamos completamente en el vacío del espacio.

La órbita se había planificado de forma que el decaimiento (esto es ir cayendo poco a poco debido al rozamiento con la atmosfera) produjese una reentrada en 10 días (de ahí la importancia del rozamiento que comentábamos antes), tiempo que aguantaría el sistema de soporte vital de la nave, pero la órbita alcanzada finalmente lo hubiese retrasado a 20 días, por lo que, si los motores no hubiesen encendido, la reentrada de «emergencia» que debería haber sido un mecanismo de seguridad, no hubiese funcionado y los viveres para 10 días no habrían bastado para llegar a los 20 que hubiese tardado en caer.

Todo el vuelo se desarrolló según lo previsto. La nave se componía de 2 módulos, el modulo de descenso, en que va el piloto, y el módulo de instrumentación, donde están los motores, combustible, baterías… A la hora de volver a casa, la nave debe separarse, pues el modulo de descenso debe ser más ligero para frenarse más con la atmosfera, además de tener una forma definida para esta maniobra. En este caso se trataba de una esfera. La separación se hace con la nave en perpendicular a la dirección de avance, de forma que ambas partes se separen y no colisionen una con la otra en la reentrada.

Y este fue el punto que falló. Los módulos estaban unidos por unos umbilicales para pasar energía, datos y mantener el control desde el módulo de descenso al módulo de instrumentación. La separación no se produjo completamente, uno de los umbilicales no se rompió según lo previsto y ambas naves comenzaron el descenso juntas, unidas, pero no pegadas.

Yuri notó el movimiento irregular y fuertes giros. Transmitió a control que todo iba bien, pues supuso que este contratiempo no era peligroso para el desarrollo de la misión. El descenso continuó hasta que el calor de la reentrada, por encima de los 1000 ºC fundió el umbilical separando ambas partes cuando estaba encima de Egipto. A pesar de las 8-10 g (8 a 10 veces su propio peso) que soportó, Yuri no perdió la consciencia.

A 2500 metros de altura, Yuri se eyecta de la cápsula, terminando el descenso en paracaídas. En aquel momento se consideraba más seguro hacerlo así en vez de llegar al suelo dentro de la cápsula.

Yuri se convierte, oficialmente, en el primer hombre en salir al espacio, y volver, por los pelos, para contarlo.

Existe una película rusa, “Gagarin, el primero en el espacio” que refleja este vuelo de forma muy cuidada. La película no escatima en efectos especiales. Si podéis verla en ruso subtitulada, mejor.

Como anécdota, Yuri, justo antes de la ignición, dijo Поехали! (Poyejali!, o ¡vámonos!). Desde entonces, Poyejali es una de las formas de brindar que tienen los rusos.

Cada 12 de abril se celebra el día de la cosmonáutica o la Noche de Yuri en conmemoración de este vuelo. Es una fecha acordada por las Naciones Unidas y siempre se hacen actividades relacionadas con el mundo de la cosmonáutica.

Mi consejo, no te lo pierdas si tienes ocasión de asistir.

2 thoughts on “Serie Hazañas en el cosmos. Capítulo primero: Gagarin

  1. Hola amigo! No entiendo bien una cosa, el viajecito de Yuri estaba panificado para 10 días, pero sólo duró 1’5h ?? Y habría durado 20 días si pasa qué cosa?
    Gracias por cosmoculturizarme
    Saludos

    • Si, no queda del todo claro.
      El vuelo estaba planificado para que, en caso de que los motores no encendieran en el espacio, el propio rozamiento de la atmósfera, hiciese ir cayendo la nave en un plazo máximo de 10 días. Al final no se consiguió esa órbita, lo que fue el primer problema del vuelo. Si algo no hubiese funcionado a la hora de volver, en vez de 10 días habría caído en 20 cuando sólo tenía capacidad de aguantar 10 planificados.
      Todo esto era un mecanismo de seguridad en caso de fallo a la hora de volver.
      El vuelo como tal, duró la hora y media que debía durar si todo iba bien, cómo así fue.
      Espero haberte resuelto la duda, cosmotourista.
      Para cualquier otra duda, aquí nos tienes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *